Una vez diagnosticada la dislexia ¿Cuál es el siguiente paso?

Si tu hijo o hija tiene dislexia se le realizará unas ADAPTACIONES ORDINARIAS o NO SIGNIFICATIVAS (dependiendo de cada caso particular). El orientador dará al tutor unas pautas específicas para adaptar las clases a un alumno con dislexia, pero son orientativas quedando en manos del profesorado cuales aplicar y de qué modo. Por eso insistimos en la formación continua de estos profesionales, ya que nos consta el elevado número que desconocen la dislexia.

Estas pueden ser algunas de las adaptaciones que se recomiendan:

  • Situarle lo más cerca posible del profesor o profesora y de la pizarra
  • Comprobar que ha comprendido el material escrito que va a manejar.
  • Preferiblemente la evaluación oral sobre la escrita.
  • Es conveniente ser flexible con las faltas de ortografía.
  • No hacerle escribir en la pizarra ante toda la clase.
  • Permitir el uso de la informática o de aparatos electrónicos como grabadoras.
  • Dosificarle la cantidad de trabajo.
  • No hacerles copiar los enunciados.
  • El uso de esquemas y gráficos en las explicaciones de clase.
  • Permitirle un plazo mayor de tiempo para realizar los exámenes.

 

Es muy importante mantener una vía de comunicación fluida y cordial entre la familia y el profesorado, haciendo hincapié en la necesidad de mantener una buena disposición por ambas partes para adecuar las técnicas de trabajo hacia el alumno o alumna, tanto en el centro como en casa.

No hay una pócima mágica ni existe la clave para el éxito. Hay que ir probando lo que mejores resultados aporte, ya que no existen dos personas disléxicas con las mismas dificultades.

 

Por ello es conveniente:

 

  • Reunirse en tutorías, marcar objetivos alcanzables dejándolos por escrito y los medios que se van a utilizar para ello, con la idea que en las próximas reuniones se evalúen los resultados y se modifiquen si no son satisfactorios.

 

  • Respecto al resto del profesorado, invitarlos a que estén presentes en las tutorías para facilitarles la información sobre lo que el alumno o alumna necesita específicamente en sus asignaturas, como por ejemplo en los tan temidos idiomas, los cuales en muchos casos si se le adaptan dan un buen resultado no tanto escrito pero si de forma oral.

 

  • Si asistís a un gabinete privado, éste debe poner en contacto con el centro para trabajar en equipo. Un profesional especializado seguro que podrá aportar mucha información al profesorado sobre pautas a seguir con alumnos disléxicos.

 

  • Y ante todo mucha paciencia, comprensión y tolerancia por ambas partes ya que está en juego el bienestar de una persona con una dificultad importante para aprender pero con un gran deseo de hacerlo.
diciembre 20, 2017

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *